jueves, 14 de febrero de 2019

La memoria y sus recuerdos falsos


¿A quién no le ha pasado alguna vez en una reunión de amigos o familiar que quiere contar un historia pasada y llega el graciosillo o graciosilla de turno que te dice que es mentira? Quizás a tí no, pero seguro que a alguien sí.
Siempre, después del comentario típico de “esto te lo estás inventando” suele venir una larga discusión para ver quien tiene razón, y preparate porque puede que salgas perdiendo.
Para entender esto, primero hay que aclarar cómo recordamos y influyen varios aspectos. Por ejemplo, recordamos mejor lo primero y lo último, los sucesos emocionales y, lo que nos importa a nosotros, recordamos llenando huecos en nuestra memoria. Esto supone que sí, ese recuerdo/historia que querías contar puede ser falsa.
Esto no significa que no podamos fiarnos de nuestra memoria, ya que si nadie se fiase de esta, nos estaríamos cuestionando cosas tan básicos como el lugar de vivienda, nuestro número de teléfono o algo tan básico como… ¿quién somos?
Por ello sí, uno se puede fiar de su memoria. A esto hay que sumar un pequeño apunte y es que no todo lo que recordamos es falso. Una cosa sí es seguro, si alguien te cuenta un recuerdo de su infancia anterior a los dos años es falso, pues no podemos recordarlos.
Pero insisto, esto no significa que nuestra mente esté repleta de conocimientos falsos, sino que tenemos recuerdos verdaderos, la mayoría de ellos. Un ejemplo de esto es que sabes hablar tu idioma, recuerdas rutas que haces habitualmente, te acuerdas de cómo se juega a tu juego favorito...

martes, 12 de febrero de 2019

¿Percibir y conocer la realidad es posible?


Por realidad podemos entender todo aquello que nos es externo a nosotros, que no está en nuestro interior. Durante muchos siglos,algún pensador que ha dudado de esta y de si realmente ha podido llegar a existir o no, pero demostrar su existencia no es mi objetivo en este artículo, más bien si podemos llegar a percibir y conocer a esta en su conjunto.

Percibir se define según la RAE como captar por uno de los sentidos las imágenes, impresiones o sensaciones externas. En psicología al hablar de percibir, lo primero que se te ocurre son los sentidos y los umbrales. Primero vamos a diferenciar los sentidos en tres categorías: interoceptores, propioceptores y exteroceptores, los que nos interesan, puesto que son los utilizados para recibir información del mundo exterior (gusto, olfato, vista, oído y tacto). El umbral es la cantidad y cualidad de un estímulo para que sea percibida por un sentido y esto es lo que no nos permite percibir toda la realidad, puesto que si estuviéramos constantemente percibiendo todo en nuestro alrededor acabaríamos saturadísimos de información no necesaria como por ejemplo si mi piel no tuviera un umbral mínimo estaría percibiendo hasta la mota de polvo que tengo. Esto demuestra que no somos capaces de percibir toda la realidad.

En el caso de conocer la realidad, ampliamos este concepto, pues hay cosas que en la realidad no puede ser percibidas por los humanos, como por ejemplo la existencia de los ácaros, pero sabemos que existen, y sabemos que los tenemos ahora mismo en nuestro cuerpo y en nuestra almohada. Pero esto no ocurre solo con seres microscópicos, también en el caso de la luz con la luz ultravioleta e infrarroja o con los sonidos. Aunque, nuestro conocimiento de la realidad tiene unos límites que se basan principalmente en la tecnología de la que se dispone para realizar las investigaciones y del tiempo que se tarda en llevarlas a cabo

Por todo esto, creo que no es posible percibir toda la realidad, pero sí que podemos conocer mucha más realidad de la que percibimos por nuestros sentidos